7 razones por las que la transición a BIM es importante para PYMES

Cuando se trata de grandes estudios de arquitectura se ven claramente los beneficios y facilidades que les puede aportar BIM. Pero desde Autodesk Journal hacen la pregunta, ¿Qué pasa cuando se trata de estudios o empresas más pequeñas? Muchas de estas empresas trabajan con programas que ralentizan sus procesos de trabajo, han de trabajar con pequeños presupuestos y sin el personal especializado con el que sí cuentan las grandes empresas.

Ahora bien, el panorama económico ha cambiado considerablemente en estos últimos años, donde el tiempo es más valioso que nunca y cada vez nos encontramos en un mercado más competitivo. BIM recorta trabajo y pérdida de tiempo innecesaria, lo que permite a las empresas sacar el máximo partido de sus proyectos, independientemente de su tamaño.

Por ese motivo exponen las siguientes razones por las cuales las pequeñas empresas también deben utilizar BIM.

 

1: Factor sorpresa
BIM es una solución obvia para grandes proyectos ya que permite a arquitectos, consultores y contratistas trabajar con la misma información. Sin embargo, los clientes de estudios pequeños o Pymes están poco familiarizados con BIM.

El aprovechamiento de la tecnología BIM le proporciona al cliente una cierta confianza en el método de trabajo al mismo tiempo que les emociona con una visualización precisa de cómo se verá su proyecto. El arquitecto Davey McEathron nos explica:

“Las eficiencias que se construyen con un programa BIM son una de las cosas que promocionamos cuando estamos frente a un cliente tratando de ganar ese negocio. Puedes ver cómo se maravillan al mostrarles un modelo 3D que empieza a girar a su alrededor.”

2: Ahorro de tiempo acortando los bucles de retroalimentación     
CAD es un programa de bocetos, no un programa de modelado de respuesta. Esto significa que cuando se hacen cambios, deben hacerse en todo el conjunto de dibujos. El arquitecto debe pasar por cada dibujo para realizar actualizaciones, perdiendo un tiempo muy valioso y aumentando la probabilidad de error. A diferencia de este, BIM reconoce los cambios de forma tridimensional y actualiza todos los dibujos automáticamente. Esto permite a los arquitectos centrarse en otras tareas más relevantes.

3: Evitar la subcontratación
Cuando se trata de concursos y proyectos importantes, se necesitan renders para poder atraer la atención del cliente. Sin BIM, la creación de estas imágenes es un dolor de cabeza que muchas pequeñas empresas prefieren externalizar en vez de producir de forma interna. Sin embargo, la externalización puede salir muy cara, y cualquier falta de comunicación puede acabar con un mal resultado.

4: BIM es el futuro
Aunque hoy en día aún sea posible trabajar sin BIM en el sector de la arquitectura, este  proceso de generación y gestión de datos  se ha convertido en el estándar de la industria mundial.
Las actualizaciones de productividad para los programas BIM siguen aumentando las capacidades del software, ampliando aún más la brecha entre las viejas y nuevas formas de ejercer la profesión. Mientras tanto, los arquitectos tendrán que mantenerse al día con sus clientes, que seguirán exigiendo modelos más descriptivos e imágenes más reales.

5: BIM puede ayudar a comercializar su firma
La imagen lo es todo. Para captar nuevos clientes hay que tratar de vender las habilidades y los logros de la empresa. BIM puede ayudar a crear tanto las imágenes como los documentos necesarios para poder captar la atención del cliente.

6: Generar confianza para que los clientes te vuelvan a recurrir
Lo más importante para la mayoría de los clientes es que un proyecto se complete en el momento oportuno y que cumpla el presupuesto previsto. Si un arquitecto es capaz de cumplir ambas cosas, va a tener más probabilidades de que el cliente vuelva a confiar en él para futuros proyectos.

BIM permite a los arquitectos crear documentos de construcción más precisos y por lo tanto determinar con mayor precisión los costes.

7: Competir con empresas más grandes
Pequeñas empresas compiten a menudo con empresas mucho más grandes para ganar un mismo proyecto. Para competir con éxito en estas situaciones, las pequeñas empresas deben  empezar en igualdad de condiciones. El uso del software BIM permite hacer mucho más en menos tiempo, pero también demuestra al cliente que a pesar de ser un pequeño estudio, es tan sofisticado como cualquier otro gran estudio o empresa. Una vez exista esta igualdad de condiciones deberán ser los diseños los que hablen por si mismos.

En la actualidad, el tiempo es el activo más valioso de una empresa de arquitectura. BIM mengua la pérdida de tiempo innecesaria, lo que permite a las empresas a sacar el máximo partido de sus proyectos, independientemente de su tamaño.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.